lunes, octubre 19, 2009

Esto no sucede todos los días..

En ocasiones se dice que las cosas pasan por casualidad y otras por causalidad; entendiendo esta última como "la relación que hay entre causa y efecto"...y en ello se basa la situación que relato a continuación.
Estoy en casa después de un día en el que entre otras cosas, estornudé no menos de 32 veces, producto de una alergia cuyo responsable no quiere dar la cara (Byron mi yorky). Después de mi respectivo café y conversando con una gran amiga KrisBadin quien por cierto me contaba todo acerca de su proyecto, el cual te invito a seguir Sisters* . Cuando entra mi madre quien venía de regar sus matas con una película y unos documentos en la mano; y dice: "niñitas miren lo que encontré afuera en la calle tirado en el piso"... y cuando vemos eran documentos personales…de esos que amamos sacar en las incalculables colas de Valencia, esto si corremos con la suerte de no tener que ir hasta Maracay o Caracas, o pagarle al señor amigo del hermano de mi vecino que hace todo si le pagas tal o cual cantidad.
Lo cierto es que vemos los documentos todos llenos de tierra, mi amiga ve la película (pirata) y dice: "la tengo.. Aunque no la he visto", mientras yo veo los datos y observo el nombre de la empresa y el nombre de la persona; a todas estas mi mamá casi prendiéndole velas a los santos decía "pobrecito!!... ese pobre hombre y si lo acaban de robar y lo tienen y nadie sabe?? hay Dios!!"...... Kristel y y nos metemos en internet a buscar (por google por supuesto)..... Bea bea ¿como se llama el hombre?.. le doy el nombre, y me dice el Rif es J... y le digo si si, dale anota el número (nos sentíamos mas heroínas que los policías del caso del niño de globo)…. llamo,... repica unas 5 veces y veo el reloj y decimos no ya no debe haber nadie.. Cuando escucho Aló buenas tardes.. Aló si buenas tardes el señor Adolfo Luis J por favor??.. Él no se encuentra, pero..¿Le puedo dejar tu mensaje?. Si mira llamo porque tengo unos documentos de él, no sé si lo robaron pero pues los conseguí fuera de mi casa y quiero devolverlos... ahh si si a él lo robaron,... y como hacemos? pregunto yo, y me dice bueno donde vive usted?? y yo le digo en "Av. Las Naciones" y me dice... ¿Beatriz? rebobino rápidamente y me digo epa yo no he dicho mi nombre??... ¿quien es?.. y me dice Margarita.. Pues era una amiga que trabaja allí. Pero la casualidad no termina aquí, pues resulta que hace unos 3 años venia de la peluquería cuando llegando a mi carro consigo en el piso del estacionamiento una tarjeta de debito que decía el apellido de esta chica, la cogí, la contacté y resultó ser de su madre.
Me impresionó muchísimo y ella también quedó sorprendida, pues las dos nos acordamos de aquel momento.... " Mangui no lo puedo creer, ya sabes cuándo se te pierda algo llámame que seguro que si no lo tengo, te lo consigo"!!.
Mi amiga vino a recoger los documentos y volvimos a recordar todo entre risas. No sé si fue causalidad, casualidad o el destino, pero dejo en el aire: ¿si Kristel y no yo hubiese llamado a la empresa, si Mangui no hubiese atendido el teléfono, o si me hubiese atendido otra persona finalmente se hubiese dado esta situación?.
La historia no termina aquí (espero...). Pero hoy me he sentido feliz por hacer bien sin mirar a quien…. “Adolfo le ahorré unas cuantas colas, me debe un café, pero eso sí, que no sea de La gran Mansión del Pan.